Presa de Monte grande comienza a tomar forma - Polo Digital 10

sábado, 26 de mayo de 2018

Presa de Monte grande comienza a tomar forma

La construcción de la presa de Monte Grande, en Barahona, comienza a tomar forma con la excavación de túneles para desviar el río Yaque del Sur, lo que concluirá en enero de 2019. Luego se pasará a trabajar en la represa que contribuirá a irrigar la región.
Las labores se concentran actualmente en la construcción de los túneles de desvío del río Yaque del Sur y otros focos
Barahona.- Las labores que se realizan en el área elegida para la construcción de la presa Monte Grande comienzan ya a darle forma al proyecto. Actualmente, en adición a los aparatos pesados y el personal humano que mueven tierra y piedras de un lado a otro, las acciones están bien concentradas en la construcción de los túneles de desvío del río Yaque del Sur.
Por aquí el movimiento que hay guarda mucha diferencia con varios meses atrás, cuando apenas se veían caballos, algunas vacas, perros y otros animales merodeando. Eran momentos en los que el ambiente lucía apagado y desolado. Eso va cambiando conforme se avanza. Y como parte de ese avance en otros de los cinco componentes que integran el proyecto Monte Grande (donde está incluida la presa) se han identificado 12 mil tareas para dotar de parcelas a las personas que serán reubicadas de las localidades cercanas al punto donde estará la represa, y se están habilitando y limpiando los terrenos para la construcción del centro poblado. Las familias que serán llevadas a otro lugar actualmente viven en las comunidades La Meseta, Los Güiros, San Simón y Monte Grande. Son espacios donde las precariedades están presentes. El director ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), Olgo Fernández, aseguró ayer que las nuevas viviendas, unas 400 en total, contarán con tendido eléctrico soterrado, hospital, escuela y liceo, estancia infantil, centro de atención primaria, play de béisbol, cancha de baloncesto, un destacamento policial, un cuartel para bomberos y otros servicios.

El cronograma de trabajo que lleva actualmente el consorcio Monte Grande, encargado de realizar el proyecto, se mantendrá más o menos así hasta enero, en lo concerniente a la desviación del río, e inmediatamente se enfocará en la construcción del eje de presa -para lo que es la represa del Yaque del Sur-, donde se van a almacenar las aguas para dar servicio a la región.
Sobre el río Yaque del Sur se construyó un puente que facilita el acceso de los vehículos pesados y hay un personal atendiendo otros focos de importancia.
El pasado día 25 de enero, el Gobierno, a través del Indrhi, garantizó que en 30 meses –contando desde ese día- será concluida la presa y que esta vez el anuncio no será como otros que se han hecho, por lo menos en cuatro ocasiones, sin que al final se cumpla. Ayer, Olgo Fernández aseguró que el 30 de abril de 2020 el proyecto deberá estar listo y que posterior a eso el presidente Danilo Medina podrá entregarlo. “Estamos trabajando para que eso sea así”, indicó.
Lo dijo en presencia de José Dolores Grullón Estrella, obispo de San Juan de la Maguana, y de los senadores de Azua y Barahona, Rafael Calderón y Eddy Mateo, respectivamente, y de otros invitados al acto de ayer, incluidos algunos comunitarios y funcionarios locales.
En enero de este año el Gobierno dispuso un avance de 30 millones de dólares al consorcio constructor de Monte Grande para que no detenga las labores. Unas labores que cubren las 24 horas cada día. El consorcio (Monte Grande) lo componen las empresas Andrade Gutierrez (brasileña) y Servinca, de origen dominicano. Los 30 millones de dólares avanzados el primer mes del año fueron tomados por el Gobierno como un préstamo puente al Banco de Reservas. A inicios del mes de abril el Gobierno suscribió el contrato de préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para ejecutar la tercera fase de la Presa Monte Grande. El monto para el proyecto es de 249.6 millones de dólares. Sin embargo, está pendiente que la Cámara de Diputados apruebe el financiamiento. Ya el Senado lo hizo. “Si los diputados lo aprueban, el banco garantiza que una semana después comienza a desembolsar los recursos”, dijo Olgo Fernández, respondiendo a una pregunta formulada por la periodista Consuelo Despradel, sobre si ciertamente la obra no se detendrá. “Esto con Dios por delante lo vamos a terminar”, planteó el funcionario del Indrhi.
“Y tenemos la esperanza de que nuestros amigos de la Cámara de Diputados hagan lo propio que hizo el Senado, conociendo y aprobando ese préstamo”, agregó el senador Eddy Mateo, intentando reforzar lo expresado por Fernández.
El primero de los cinco componentes del proyecto Monte Grande tiene que ver con el área de diseño, impacto ambiental, estudio de suelo, presupuesto y otros estudios que comúnmente no se ven como parte de la obra física pero son parte vital de ella. Y en el caso en cuestión es una etapa acabada. Luego está la complementación y rehabilitación de la presa Sabana Yegua. Eso se concluyó en 2015.
Quiere decir que los trabajos iniciados en enero de 2018 partieron desde un tercer componente, que es la construcción de los sistemas de riego para las provincias Bahoruco e Independencia. Con esa parte se buscará irrigar unas 34 mil hectáreas (unas 512 mil tareas). Hay otros trabajos que impactarán positivamente la provincia Barahona, específicamente unas 300 mil tareas, según se ha informado. La producción incluiría tomate, musáceas (plátano y banano) y otros rubros agrícolas. Y saldrán de circulación, porque no será necesario usarlas, cuando exista la presa, unas 200 electrobombas, calcula el Indrhi.
El cuarto componente es precisamente el poblado para alojar a las familias que ya han sido censadas. Un quinto componente envuelve las obras de mitigación de la cuenca baja, entre ellas el dren de Canoa, Caño Trujillo y Canal Cristóbal y todas las obras para salvaguardar la vida de los ciudadanos de Vicente Noble, Tamayo, Pescadería, Palo Alto y Jaquimeyes. Ayer se informó sobre otro punto importante: “Estamos en etapa avanzada en lo concerniente a las plantas de tratamiento de agua”, dijo el Indrhi. l
Mucha gente trabajando y la cantidad subirá más
Actualmente, en las labores que se realizan para construir “El Metro del Sur”, como lo denominan algunos políticos de la región y representantes de distintos sectores, hay 370 personas, incluido personal del Indrhi y de empresas contratistas, pero a final de año habrá más de mil, de acuerdo con los números que se manejan. No es raro que sea así en una obra de la envergadura de Monte Grande. Si se echa una mirada más amplia, es posible que en algún momento en Monte Grande haya unos 2,500 empleados, calcula Olgo Fernández. Pero el movimiento económico comenzará antes de eso. “Ya se está viendo en la gente que vende agua aquí y que vende comida para los que trabajan en la obra. Eso es importante que ocurra”, resaltó el obispo José Dolores Grullón, cuando tomó la palabra ayer.

Fuenteelcaribe.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario