La UASD: un eslabón en el desarrollo social y económico del Suroeste - Polo Digital 10

martes, 3 de febrero de 2015

La UASD: un eslabón en el desarrollo social y económico del Suroeste

Benny Rodríguez
Barahona.- La Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), ha hecho importantes contribuciones al desarrollo social y económico de la Región Enriquillo, través del Centro Barahona, el primero establecido por la academia estatal fuera de su sede central.

El próximo 26 de febrero alcanza los 45 años de fundada y desde entonces ha sufrido importantes transformaciones, no solo en lo que tiene que ver con la pertinencia de la docencia, sino que, también, en la parte de la infraestructura ha sufrido modificaciones importantes, ya que la estructura que aloja a la UASD Barahona, un moderno edificio que cumple con todas las exigencias.

El Director y Subdirector, Maestros Príamo Rivas y Manuel Antonio –Tony- De la Cruz Fernández, resaltando que como parte de ese desarrollo ha parido el Subcentro Neyba para las provincias Bahoruco e Independencia, calificando a la UASD como a institución de educación superior más importante de la Región Enriquillo. Se trata de la responsable de la formación de miles de profesionales que hoy contribuyen con el desarrollo económico y social a nivel local y regional.

“La misión, es cumplir con la preparación y formación de los recursos humanos en términos técnicos profesionales requeridos por la región para su desarrollo, pero con un criterio de excelencia y de pertinencia, sobre todo, vinculándonos con la comunidad como una tarea fundamental”, explicó Rivas.
Historia
El Subdirector De la Cruz Fernández, recordó que el Centro Regional Universitario del Suroeste (CURSO), hoy Universidad Autónoma de Santo Domingo Centro Barahona, inició el proceso para su instalación a finales de 1968 y principio de 1969, siendo fundado finalmente el 26 de febrero de 1970.

Se convierte de esta manera en el primer Centro creado por la UASD fuera de su sede central, siguiéndole el Recinto Duarte, ubicado en el municipio de San Francisco de Macorís, para la Región Nordeste del país.
Comenzó con el Colegio Universitario y ofertaba tres carreras: Letras, Biología y Matemáticas, en el campus I, (antiguo Casino del Sur), con una matrícula de 300 bachilleres y 25 profesores.

Luis Urbáez, encargado del departamento de Registro del Centro, afirmó que desde entonces y hasta nuestros días, los logros alcanzados han sido tangibles y claros, contando en la actualidad con una matrícula que sobrepasa los 12 mil estudiantes, 22 carreras y 148 docentes.

Comunicación Social, Derecho, Educación, Bioanálisis, Enfermería, e Informática, son algunas de ellas y en proceso Psicología Clínica, Agrimensura, Administración de Empresas, Mercadotecnia y Pre Médica, lo que a juicio del funcionario universitario es parte de la dinámica de crecimiento de la alta casa de estudios.

Los 15 primeros años de la UASD Barahona fueron fructíferos, graduando 261 profesionales en las primeras investiduras, pero como todos los inicios suelen ser difíciles, “El Casino del Sur”, no fue suficiente, debido a su dinámica de crecimiento, teniendo que impartir docencia en escuelas y liceos.

Directores
Antonio Méndez, Amador Pons, el exesenador Sucre Antonio Muñoz Acosta, Berto Batista, entre otras personalidades, fueron los pioneros para la fundación de la academia estatal aquí, pero tuvieron que sufrir persecución por la afrenta de contribuir con la educación, la ciencia y la cultura.

El primer director de la Universidad Autónoma de Santo Domingo Centro Barahona fue el maestro Jesús de la Rosa, quien aún se mantiene activo aportando y defendiendo la Primada de América.

Le siguieron: Daniel Fermín, Manuel Medrano, Pedro Grullón Torres, César René Peñaló Ozuna, Secundino – Gaia- Ramírez, Marino Mejía Acevedo, Alejandro Alonso Padua, el senador Eddy Mateo Vásquez, Andrés Peña y Alejandro Arvelo, exdirector de la Feria Internacional del Libro.

También, Rafael Antonio –Toño- Batista, Rafael Matos Féliz, Isaías Radhamés Zorrilla Fernández y actualmente el maestro Príamo Rivas, quien cumplirá próximamente un año en la función.
Otros aportes a la región
Desde su surgimiento el Centro Barahona ha realizado grandes transformaciones, las cuales le han permitido una evolución y desarrollo constante en la Región Enriquillo, “aunque aún falta mucho”, reflexiona el Director.

Rivas, dijo que desde las funciones docentes, investigación y extensión, esta unidad académica es el motor que enciende las bujías del desarrollo de la zona sur, vinculándose con la comunidad en los temas de interés colectivo, cambios que afirma están a la vista de todos.

“La academia estatal aporta soluciones sociales pertinentes, insertando a sus egresados y estudiantes al mercado productivo laboral, aumentando la población económicamente activa en la Región Enriquillo”, observa el funcionario académico.

También, ha contribuido a la disminución del analfabetismo, siendo testigo de la evolución y crecimiento de las provincias de Pedernales, Barahona, Bahoruco e Independencia, creando las bases para el desarrollo sostenible con la participación e integración de la Comunidad.

Un acogedor y moderno edificio

Las autoridades académicas del centro evocan aquellos años en que debían impartir docencia en locales prestados, por lo que el personal docente, estudiantil y administrativo parecía nómada, debido a que no teníamos sitios fijos para concentrar su población en un solo lugar. 
Sin embargo, Rivas y De La Cruz Fernández, explican que luego de luchas para lograr la anhelada construcción de la Ciudad Universitaria, finalmente la academia estatal aquí, logró se construya un moderno edificio donde, solo sirve para  impartir docencia, sino que sirve para labres administrativas. La obra la construyó y entregó el expresidente de Leonel Fernández, a un costo superior a los 2 mil millones de pesos.

La edificación cuenta con 74 aulas, biblioteca, estacionamientos para 217 vehículos,  210 motocicletas y un multiuso de más de 4 mil metros cuadrados, tiene dos ascensores, laboratorios, aulas virtuales, restaurantes suite amueblados para la docencia de hotelería y turismo.

El acogedor y moderno edificio ofrece condiciones de primera clase para el ambiente docente - administrativo y cuenta, además, con áreas de espera, registro, orientación, bedelía, educación continuada, Postgrado, extensión cultural, coordinación académica, Biblioteca, auditórium, aulas de Postgrado y virtuales.

“Son solo algunas de las comodidades que hoy presentamos en condiciones muy diferente a nuestra etapa de evolución y desarrollo que nos hacen líder en términos de educación superior de la región”, dijo el subdirector De la Cruz Fernández. 

Afirman que UASD Barahona, faro de ciencia y luz de esperanza, es y será por mucho tiempo la lámpara que alumbrará el porvenir del desarrollo de la Región Enriquillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario